miércoles, abril 29, 2015

jueves, abril 23, 2015

¡Deprisa, deprisa !

Con frecuencia, vemos el camino a recorrer como algo largo y tedioso en lugar de como un reto y una excusa para disfrutar del recorrido.
La obsesión en los tiempos modernos con obtener nuestras metas al precio que sea, de la manera mas rápida que se pueda y a ser posible con trampas o atajos, nos impiden encontrarnos a nosotros mismos. Pensar, evolucionar, madurar, disfrutar del hecho y del paisaje. Aprendiendo la lección.

Hoy en día, nuestra vida es una autovía de peaje, vallada y limitada, que nos impide conocer las aldeas y pueblos que bordeamos sin prestarles atención.
Hemos cambiado las viejas tascas de pueblo en el que los paisanos nos observaban inquisitivos al entrar y nos despedían con el cariño de un nuevo amigo , por concesiones de hostelería, tan asépticas e impersonales como caras.


Vamos al gimnasio varias veces por semana, en coche o moto, a pesar de vivir cerca de él, para acabar el ejercicio cuanto antes, levantando rápido y mal las pesas y después inflarnos a esteroides y productos de veterinaria con el objetivo de conseguir un aspecto saludable... a costa de nuestra propia salud.

Hacemos la comida en robots de cocina, hornos de microondas y placas de inducción vitrocerámica en solo unos minutos, o directamente la compramos preparada, en lugar de disfrutar de los viejos métodos de cocción lenta sobre un fogón de gas o un lecho de brasas de carbón de encina.

Nos pasamos el día trabajando como condenados, para obtener una serie de bienes que deberían mejorar nuestra calidad de vida, pero en el fondo, solo conseguimos aislarnos mas y mas cada dia.

Nuestros hijos aprenden en "realidades virtuales", que no solo no son realidad, sino que les enseñan una cara de la vida que no se ajusta para nada a la realidad verdadera.

No tenemos tiempo de socializarnos, de tener tiempo para los amigos o para buscar a la pareja adecuada. En lugar de ello, recurrimos a las redes sociales, a la pornografía o a los placebos sustitutivos de enfrentarnos a la verdad sobre nosotros mismos.

Existe un viejo proverbio que dice que "La experiencia no es solo lo que hemos vivido, sino todo aquello que hemos vivido, reflexionado y comprendido".
¿Como vamos a evolucionar, si pasamos por la vida sin tiempo de saborearla y sin un minuto para pensar sobre lo que nos ocurre?.

Doktor Jeckill. 23-04-2015

miércoles, abril 22, 2015

OLDSMOBILE 4-4-2

El Oldsmobile 4-4-2 fué un popular "muscle car" producido por la división de Oldsmobile de la gigantesca General Motors. Company. (GMC)

Se lanzó comercialmente en 1964 para competir directamente en su segmento contra el Pontiac Tempest GTO, que había resultado un éxito total en popularidad y ventas durante los primeros meses de ese año.
Este modelo primero , había sido diseñado con cierta prisa, apremiados por el rotundo éxito de su competidor y salió con la opción de las carrocerías de dos puertas con capota y la del modelo convertible.
El nombre de "4-4-2" (pronunciado "four, four, two") proviene del carburador de admisión cúadruple del modelo,la transmisión manual de cuatro velocidades y su doble escape. 


Figuraba en el emblema originalmente con el "4-4-2" (con la denominación mostrando las barras entre los números) y se mantuvo durante un tiempo con ese diseño concreto.
En 1965, el 4-4-2s salió con transmisión automática de 3 velocidades, pero aún así se continuó denominando y mostrando en su chapa como "4-4-2 s “
Fué ya en 1968 cuando la denominación fue acortada a simplemente "442" (Sin guiones) , aunque en los folletos y documentos internos de Oldsmobile, continuaron usando la denominación "4-4-2" para el modelo.
Los modelos F-85 y el Cutlass, se convirtieron en un modelo propio o “titular” entre los años 1968 y 1971.
En esos años, el carrazo calzaba una distancia entre ejes de 112 pulgadas (2.845 mm) y en el año 1968 , se consiguieron vender la nada despreciable cifra de más de 33.000 unidades.

A pesar de la presión gubernamental para ir reduciendo la cilindrada de los grandes vehículos en esos años ,el motor se mantuvo en 400 pulgada cúbicas, el motor se basó en el nuevo tren de cigüeñal 455 (carrera 4,25) y la disminución del calibre (a 3,87).
El Par de los primeros años fué de entre 3000-3200 rpm y ahora conseguían que el régimen fuese de 400 a 3600 rpm, en su mayoría debido a una leva pulida mas suave.
Las carrocerías disponibles fueron coupé 2 puertas con y sin parantes, descapotable 2 puertas. En 1970 se ofreció el paquete W-30 442 como opción en el Cutlass y el Vista Cruiser  como opción rústica.


Entre los años 1973 hasta el 1977 hubo una tercera generación de este modelo, que originalmente se esperaba que debutase en el año 1972, con la introducción del nuevo estilo de carrocería “Columnata”, pero se retrasó por una huelga de los trabajadores del sector de la automoción entre los años 1972 y 1973.
La carrocería fue rediseñada con enormes puertas largas de 5 pies (2 m) y parachoques de absorción de energía de 5 mph. Las ventanillas traseras se dejaron fijas y el techo se reforzó como exigencia en los estándares del gobierno en cuestiones de seguridad vial.
Esta generación de 442 resultó algunos cientos de libras más pesada y ligeramente mayor que los del modelo anterior a 1972.
Por aquel tiempo, los coches de altas prestaciones americanos comenzaron a extinguirse por la presión de los estándares federales obligatorios del año 1973, pero durante estos “años olvidados”, el 442 aún mantuvo algo del rendimiento propio de los viejos y míticos coches musculosos o “Muscle cars”.


Esta época a la que me refiero, trajo una edición limitada del modelo 442 que se ofreció desde 1978 hasta 1980 en la versión Cutlass con una carrocería algo mas compacta en el año 1978. Los Motores varíaban a un motor V6 de 3.8L sobre una carrocería de 305 Lbs. Sin la posibilidad de optar a un 4-4-2 como los de 350 que había antes de 1978 o 1979.
Finalmente, una edición especial de Hurst / Olds fue ofrecida ante la demanda de aficionados y entusiastas de los grandes y poderosos motores atmosféricos en el año 1979, y que se posicionó com uno de los “muscle cars” más populares de la época. Este modelo estuvo disponible como  sedán de 4 puertas tipo fastback.

El nombre del modelo originario fue restablecido en la década de 1980 con tracción trasera como "Cutlass Supreme" y a principios de 1990 trajo la opción de la nueva tracción delantera "Cutlass Calais".

Doktor Jeckill.


RACING FROM HELL

Esas carreras de cuarto de milla en las que el rugido de poderosos motores , inundan el ambiente. Grasa, gasolina, velocidad, cuero viejo, cerveza...

Todo un carrousel de sensaciones maravillosas para todo ese tipo de personas que gozan de un alto contenido de testosterona en su cuerpo.
Juegos de chicos grandes. Un circo romano en el que gladiadores mecánicos sobre cuadrigas de seis u ocho cilindros, buscan la inmortalidad entre los dioses del Olimpo del motor.

Perseguidos por la mediocridad del feminismo, de la DGT y de la estupidez descafeinada de un rebaño vulgar, que no encuentra su lugar en un mundo de machos alfa. Disfrutamos del combate y observamos con cierto desprecio y sorna a nuestros detractores desde lo alto del podio de los vencedores de la vida.

martes, abril 14, 2015

El juego del amor.


El amor es un viejo casino en un vapor del Mississippi en el que juegan viejos truhanes, tramposos y putas de New Orleans con una Derringer oculta en el liguero.

Apuestas de locura a veces, cobardes en otras... sin garantía de juego limpio ni solvencia de la banca en ninguna de las mesas de juego.
Además nadie garantiza que puedas salir vivo de los solitarios y oscuros muelles del puerto por los que deberás salir cuando acabes tu juego y pretendas regresar a casa con una bolsa llena o incluso vacía.

Apuestas de riesgo en las que quien mas apuesta , mas gana o pierde, pero aun así llamará siempre la atención de cotillas y curiosos, que envidiarán la suerte de los ganadores o el arrojo y fé de quienes pierden.

Algunos viejos tahures de voz ronca tras una multitud de whiskys en su garganta, tocan un viejo blues en el piano roto y desvencijado. Ellos apostaron al blanco y salió negro. A ellos la diosa fortuna encarnada en Venus, les dio la espalda con una sonora carcajada y cocinó una hamburguesa con los restos picados de su maltrecho corazón.

Mientras tanto, busconas sonrientes hacen creer que su vida es de miel, mientras en el fondo, su sonrisa oculta una mueca de dolor. Mimetismo estudiado y poses mil veces ensayadas para ocultar cientos de complejos, cientos de fracasos, cientos de ilusiones rotas.

Mientras tanto el juego se sucede, las aguas traidoras del rio por el que navega el vapor, preparan trampas en cada meandro, en cada banco de arena, en cada orilla o isla fluvial. Ajenas a la guerra que se sucede entre las mesas de juego, ellas poseen su propia lucha contra todo lo que el vapor contiene.

La miseria humana es visible en cada cadáver que cae al rio, en cada fondo de vaso de tekila apurado y en la hoja manchada de sangre de la navaja que ocultaba tu compañera de juego, mientras te sentías ganador.

Doktor Jeckill. 14 de Abril de 2015

miércoles, abril 01, 2015

¿Estas seguro de llevar la documentación obligatoria en tu vehículo?

El conductor medio español sabe que en la guantera del coche cuenta con un montón de papeles del vehículo. Se confía en que esté todo y que no falte nada, pero ¿sabemos realmente cuáles son los papeles que tenemos que llevar obligatoriamente y qué refleja cada uno? Hoy, repasamos toda la documentación que los conductores deben tener en su coche y recuerda que no portarla conlleva una sanción económica, aunque no de puntos, que puede aguarnos las vacaciones de Semana Santa.

Uno de estos documentos obligatorios es el permiso de circulación del vehículo o, en su defecto, una autorización provisional, que es expedida por la Jefatura de Tráfico. Se trata de una tarjeta mediante la que se categoriza al automóvil según diversos apartados y en donde se incluye información técnica propia del modelo, como la cilindrada o potencia; el número de bastidor, la primera fecha de matriculación y los datos del propietario.

También es obligatoria la tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos, en la que se encuentran diferentes parámetros del comportamiento del vehículo, tales como consumos, emisiones o dimensiones. Es este el documento donde se controlará que el vehículo ha superado la ITV, además de la pegatina que hay que poner en la parte superior derecha de la luna delantera.



Por otra parte, el conductor no debe olvidar un documento tan fundamental cuando se pone al volante como el carnet de conducir. Éste debe estar en vigor y con al menos un punto. En caso contrario no podrá manejar el vehículo.

Y, aunque no son obligatorios, sí es recomendable llevar el recibo de pago del Impuesto Municipal de Circulación, el famoso numerito, y la documentación que demuestre que el automóvil cuenta con seguro en vigor, así como el recibo bancario de su pago, aunque los agentes de tráfico pueden comprobar este dato mediante el Fichero Informativo de Vehículos Asegurado (FIVA).

Sanciones

Como recuerda la plataforma internacional, el no conocimiento de una norma no exime de su cumplimiento, y en su defecto de ser sancionado. En caso de no llevar el carnet de conducir, la sanción alcanza los diez euros. Si no se ha notificado un cambio de residencia, la multa llega a los 80 euros, mientras que si el permiso ha caducado llega a los 200 euros. Es peor si el conductor circula con el carnet retirado, pues en este caso la multa llega a los 500 euros al tratarse de una infracción que está tipificada como muy grave.

En caso de no contar con la tarjeta de ITV o el permiso de circulación, la multa será igualmente de diez euros, aunque si la ITV está caducada la multa asciende a 200 euros y, si lo está el permiso de circulación, la sanción llega a 500 euros.

Sin embargo, la mayor sanción se produce cuando uno no cuenta con el seguro obligatorio, pues los agentes procederán a la inmovilización del vehículo. La sanción aquí puede variar entre los 601 y los 3.005 euros, según el criterio del agente. Y es que los olvidos o los errores con la documentación se pueden pagar muy caros.