miércoles, abril 22, 2015

RACING FROM HELL

Esas carreras de cuarto de milla en las que el rugido de poderosos motores , inundan el ambiente. Grasa, gasolina, velocidad, cuero viejo, cerveza...

Todo un carrousel de sensaciones maravillosas para todo ese tipo de personas que gozan de un alto contenido de testosterona en su cuerpo.
Juegos de chicos grandes. Un circo romano en el que gladiadores mecánicos sobre cuadrigas de seis u ocho cilindros, buscan la inmortalidad entre los dioses del Olimpo del motor.

Perseguidos por la mediocridad del feminismo, de la DGT y de la estupidez descafeinada de un rebaño vulgar, que no encuentra su lugar en un mundo de machos alfa. Disfrutamos del combate y observamos con cierto desprecio y sorna a nuestros detractores desde lo alto del podio de los vencedores de la vida.

No hay comentarios: