viernes, agosto 29, 2014

SOLIDARIOS... de pastel.


Desde hace algunos años, cualquier evento, causa, etc, suele llevar la etiqueta de “solidario”, además de negocios, servicios, espectáculos, etc.

De todos ellos, la pura realidad es que entre el 10 y el 5% o menos de lo recaudado, revierte finalmente en la “causa” alegada. Todo lo demás se “pierde” en una maraña de excusas bajo los epígrafes de organización, comisiones, logística, permisos, etc.

No digo que en efecto, existan actos y organizaciones reales de personas comprometidas y sensibilizadas con la tragedia de otros. Personalmente conozco y colaboro con algunas de esas iniciativas.
Pero existen multitud de situaciones en las que se trata de un simple “lavado de cara” de depredadores económicos o sociales.

Es curioso ver a empresas energéticas (las mas contaminantes) vendiéndonos la imagen de “comprometidos con el medio ambiente”. Entidades bancarias, que dicen estar comprometidos con las “causas sociales” mientras por detrás desahucian sin miramientos a familias de sus hogares o condenan a la ruina a miles de estafados.
Mas a pequeña escala, disponemos de bandas de motoristas conocidas por sus actos delictivos y coacciones al resto (unos mas y otros , menos) , ejerciendo de “reyes magos” en navidad y preocupadísimos por los niños hospitalizados.
De mecánicos “Transformadores” que pretenden sortear motos con fines benéficos, siempre que previamente, ellos hayan cobrado la abultada factura de la construcción de dichas motos y hayan rentabilizado antes en concursos, reportajes y promoción, tanto de la moto como del “gesto solidario”...
Festivales musicales con “afán solidario” en el que al final, nadie ve un euro (frecuentemente ni los técnicos contratados o músicos embarcados). Fiestas en el que la gente se pone ciega a comer para luchar contra el hambre, etc.

Todo esto, no deja de ser una moderna y laica versión del cepillo de la iglesia en tiempos pretéritos. Antes podías ser un cabronazo durante la semana, siempre que te confesases los domingos y dejases una suma en el cestillo para no perder la “pole position” en el ascenso al paraíso. Ahora puedes ser el mismo hijo de puta, pero has comprado tu conciencia y tu salvación donando 20 euros apadrinando a un niño de una región africana, de a tomar por culo, al fondo a la derecha.
Mientras tanto, gente a quienes llamas “amigos” o “vecinos”,pasan por verdaderas dificultades económicas, sociales, de salud... pero no tienes tiempo ni dinero para atenderles. Todo ello, delante de tus putas narices.

Otra cosa es la “visibilidad” de las acciones. Con prensa, fotos, videos, TV... A lo grande y bien dispuesto para que todo el mundo vea lo “chachi-guays” que somos. Mientras que los verdaderos héroes. Los solidarios de verdad, se dejan el dinero, la salud y gran parte de su corazón en sus quehaceres , siempre ocultos y anónimos.

Entiendo que las empresas y los emprendedores tengan (y deban) hacer lo posible para facturar y prosperar. No hay nada mas solidario que producir puestos de trabajo que mantienen a familias enteras (cada una de ellas, con sus propios problemas). O defender a los mas desfavorecidos, siempre que esos “desfavorecidos”, no sean unos vagos y unos sinverguenzas que parasitan del resto, de manera crónica y permanente.
Lo que no me parece honesto, es engañar a las personas bienintencionadas o a los bobos que necesitan “purgar sus pecados” o llenar con placebos sus vacías y miserables vidas. Para ese tipo de patologías, existen profesionales , que también necesitan ingresar un dinero para subsistir (Psicólogos, barmans, prostitutas, sacerdotes, grupos de autoayuda...)

Estoy muy hasta los cojones de recibir invitaciones a “colaborar” (Siempre económicamente) con multitud de causas “solidarias”. Muchas de esas invitaciones, provienen de “gente” que conoce mi situación personal. Y que durante los últimos años, no ha tenido el “detalle” de apoyarme en lo mas mínimo. Para las fiestas, era un engorro cargar con un minusválido que además andaba “tieso” de dinero. Para su negocio de la industria de la moto, no tenían tiempo o aportaban una factura considerable para ayudarme a reparar mi motocicleta accidentada. Para escucharme un rato mi profunda desesperación... no había ni tiempo ni ganas, que la vida ya es muy triste, joder !

Pues ahora no pidáis para “causas” que ni vosotros ni yo, conocemos personalmente y que , sinceramente, se que en el fondo, a pesar de tener un pequeño trasfondo real, sé que es mas falsa que vuestra conciencia.

Para el resto, para los que siempre han estado, para los que han arrimado el hombro para ayudarme o me han pedido ayuda técnica o profesional para sus causas solidarias (verdaderas), confiando en mi buen hacer y con la conciencia limpia: Podéis seguir contando conmigo, tal y como lo habéis hecho siempre.

Por cierto: Tengo problemas de trabajo (puede que en tres dias esté en el paro). Me acaban de embargar la pasta que tenía en el banco para poder comer, vivir y reparar mis medios de transporte. Sigo con secuelas médicas serias (y sus consiguientes gastos) y tengo que sacar mi moto del taller y no dispongo de dinero suficiente para nada.
Llevo 8 años sin unas putas vacaciones y necesito al menos una semana o 15 dias de viaje relajado sin problemas, stress o apreturas para poder llenar el depósito de gasolina.
También sigo viviendo “de prestado” en el pequeño estudio de una ex porque continúo siendo un “sin techo”. Follo menos que los Ropper (esto último solo lo entenderéis los mayores de 40 años).
Si os parece una buena causa solidaria, podéis hacer un ingreso a mi nombre en mi cuenta bancaria aportando vuestro nombre y correo electrónico, para poder agradeceros el gesto.

Doktor Jeckill. Agosto de 2014.