jueves, agosto 09, 2012

EL DUELO.


Tictac, tictac... El reloj saluda con su aguja canija describiendo circulos regulares en la esfera, adelantando por el carril izquierdo a las otras dos agujas mas lentas, mas grandes, mas pesadas.

La noche transcurre inexorablemente, solo rota por el aullido lejano de una sirena de policía o el eco lejano del camión de la basura realizando su necesaria pero ingrata misión.

Un vaso de pacharán fresquito sobre la mesa y gotas de sudor que perlan mi piel sobre mi frente. Las teclas del ordenador que se hunden una y otra vez, bajo en repetitivo tacto de mis dedos sobre ellas.

Me traen recuerdos de amores y fracasos, de luchas y derrotas, de una vida en ritmo de blues y un pasado que parece el guión de una mala “road movie” de serie B.

Hacía meses. Tal vez años, que no escribía. Las palabras se agolpaban en la punta de mis dedos, en mi cabeza, en mi alma... Pero una especie de miedo escénico, un temor, una confusión mental que impedían que pudiese hilar con coherencia mas de tres palabras, se había apoderado de mi durante todo ese tiempo.

Ahora estoy solo frente a frente al ordenador que me mira fijamente. Desafiándome con el brillo de su mirada fría y calculadora, producto de complejos códigos binarios y funciones matemáticas que jamás llegaré a comprender.
Como un matón a sueldo me mira burlón y me desafía a que aporree su teclado... si tengo las pelotas suficientes para hacerlo.
Y como en una peliculas del Oeste americano, desenfundo mis pensamientos y los disparo digitalmente sobre las teclas instintivamente.

El reflejo de lo que fuí en otro tiempo ha hecho que gane este duelo. Estoy escribiendo, estoy expresando mil cosas que me suceden, que siento, que pienso... y las condeno al tedio de la eternidad al plasmarlas en esa pantalla blanca y desafiante del fondo de este diabólico aparato computador.

Mañana será otro día, será otro duelo. Debo escribir un reportaje y tantas y tantas cosas, que voy a apurar la copa y voy a dejar descansar al peligroso pistolero del verbo que sin recordarlo, aún llevo dentro.

Porque todos sabemos que al fin y al cabo... Una pluma, siempre será mas poderosa y mortal que un revólver.

Doktor Jeckill. Una noche calurosa de agosto de 2012.

No hay comentarios: