viernes, marzo 23, 2012

¡Malagueña salerosa!

Pinta una escena con una larga y polvorienta carretera semi-desértica manchega al final de una calurosa tarde, recorrida por una Harley canalla con un largo cuelgamonos y unos escapes que jamás pasarían una ITV sin la ayuda de unos billetes extras.

Unos narcos mexicanos han raptado a tu chavala y vas a darles plomo con tu "desert eagle" y la compañía de tus brothers de la moto.

El ronquido del motor, la vibración del cuadro de la moto y la visión de una colorida esterilla enrollada sobre el faro de tu moto que usas para dormir al raso bajo la noche estrellada.

Tatuajes, sudor, bourbon y pólvora impaciente por ser usada.

El miedo y la ira tensan los músculos de tu semblante mientras viajas hacia el oscuro y final destino de los perros a quienes vas a matar.

Un viejo coche destartalado con mas herrumbre que pintura se cruza en tu camino a poca velocidad y el humo blanco saliendo de su agujereado y maltrecho sistema de escape te dice que el pendejo que lo conduce, tendrá que parar muy pronto para enfriar el motor recalentado de su viejo auto.

Matojos bajos que moquetan el suelo hasta casi el horizonte, algún conejo que escapa asustado desde el borde de la carretera e insectos que se estrellan contra tu casco y gafas dejándote el pringoso recuerdo de su asquerosa existencia.

Posiblemente esta sería una mas que posible candidata melodía a poner música a la escena imaginaria que te acabo de describir:

No hay comentarios: