domingo, febrero 26, 2012

Proyecto en curso con BMW 320i. e-36


Es un trabajo constante y lento, pero es muy reconfortante CREAR.
Disfrutar del camino. De las horas que pasas solucionando fallos y rehabilitando un pedazo de chatarra.
Dolor de riñones, las manos sucias y churretes de hollín y grasa repartidos por tu ropa y cuerpo. Polvo de pintura. Olor a gasolina, aceite, disolventes...

Ver como cada vez que acabamos una jornada de mecánica con el coche, este evoluciona, mejora, crece... se convierte poco a poco en un fiel reflejo de nuestro ingenio, nuestras ilusiones, nuestra capacidad para crear algo distinto y único.

Cada vez falta menos para ver el resultado final. Según conseguimos dinero y tiempo para invertirlo en nuestro proyecto, nos acercamos a la meta.

Cuando acabe el proyecto de este BMW 320i de 1991: Sesión de fotos, disfrutar del resultado y enfrentarnos a un nuevo proyecto, una nueva creación, un nuevo sueño.

No hay comentarios: