jueves, septiembre 01, 2011

La mafia de la administración y de la institución de la PGC


A la vista del adelanto de las elecciones y el más que probable cambio del Director General de la Guardia Civil, éste se da prisa para expulsar del Destacamento de Tráfico a uno de los Guardias más activos y luchadores por la seguridad de los ciudadanos de este país, Juan Carlos Toribio.


Juan Carlos Toribio, Guardia Civil de Tráfico que ha dedicado su vida a luchar por proteger a los ciudadanos y por mejorar nuestra seguridad en la carretera, está siendo sancionado (esta es el cuarto expediente que recibe) por denunciar el mal estado de la carretera, por denunciar que determinadas Administraciones incumplen la Ley diseñando y conservando mal las carreteras, por denunciar que esto también provoca accidentes que se podrían evitar y por denunciar que existe una orden ilegal dentro de la Guardia Civil de Tráfico que impide a los Guardias denunciar el mal estado de las carreteras, limitándolos a poder realizar algunos informes que suelen tener un fin improductivo.

En esta ocasión, el Director de la Guardia Civil no se ha limitado a ratificar la sanción propuesta por el instructor del procedimiento (que era de 3 meses de empleo y sueldo por falta grave al aparecer en TV denunciando unos pasos de peatones ilegales como voluntario de la Asociación Mutua Motera), sino que, contradiciendo a dicho instructor, ha ordenado al mismo la recalificación de los hechos como falta muy grave y elevando la sanción a 6 meses y un día de empleo y sueldo, proponiendo otra sanción añadida, la expulsión de Juan Carlos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil durante un mínimo de dos años y por tanto, de su destino.

De esta forma el Director General de la Guardia Civil, determinados mandos del Cuerpo y de camino algunos responsables del Ministerio de Fomento, se librarán de un funcionario público que les exige algo tan simple como cumplir la Ley y que le dejen cumplir la Ley, para conseguir algo tan básico como garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Por otra parte y a pesar de que existe una Sentencia del Tribunal Central Militar que declara compatible el ejercicio altruista de actividades relacionadas con la seguridad vial y el ejercicio de responsabilidades en igual sentido dentro de la Asociación Mutua Motera por parte de Juan Carlos, el Director de la Guardia Civil sigue negando tal compatibilidad y sigue sancionando por tal motivo a Toribio.

No es de extrañar que todos los informes psicológicos emitidos con relación al estado actual de Juan Carlos, califiquen la situación como de “Acoso Laboral”.

No se puede negar que con este empecinamiento no solo se limita la capacidad de actuación de Juan Carlos como ciudadano, limitando sus derechos fundamentales, como así ha sido declarado por el propio Tribunal Militar, sino que se impide su función pública destruyéndole como profesional, y se limita la capacidad de acción de una de las asociaciones de ciudadanos más efectivas y críticas con la mala praxis e incumplimientos de la legalidad vigente de determinadas Administraciones Públicas.

Resulta sorprendente que tanto la Asociación Mutua Motera, como uno de sus principales baluartes, el voluntario Juan Carlos Toribio, sean objeto de constantes ataques, críticas y boicots por parte no solo de determinadas Administraciones, sino también de algunos sectores industriales e incluso determinados grupos editoriales del mundo de la moto que se vanaglorian en sus páginas de “defender” a los moteros.

Mientras unos nos acusan de “trabajar por los intereses de la industria”, los otros nos recriminan “ser marionetas” de la Administración.

Parece claro que el ser verdaderamente independiente en este país y trabajar única y exclusivamente, y con absoluta objetividad, por los derechos de los motoristas, molesta en todos los ámbitos de poder.

La Asociación Mutua Motera, fiel a sus principios y objetivos, no cejará en su labor de defensa y lucha por los derechos de los motoristas, y mucho menos permitirá que un servidor público ejemplar como Juan Carlos junto con su familia, queden desamparados y desprotegidos a la suerte de quien prima la política y los intereses económicos sobre los derechos de los ciudadanos.

Asociación Mutua Motera

No hay comentarios: