jueves, septiembre 17, 2009

Un jueguecito relajante.

Continuando con la política de indiscrección de esta web (que se verá potenciada en un futuro) he decidido sacar a la luz un jueguecillo que no resulta "políticamente correcto" y que lleva en la caja de las sorpresas mas de un año.

El respeto es algo que se gana dándolo y quien abusa y se pasa por el forro las mas elementales normas de ese respeto y la reciprocidad, termina siendo expuesto en la palestra.

Por eso mismo hoy podéis relajaros reventándole la jeta de un tiro a la miembra del mini-histerio de igual-da. Siempre resulta menos lesivo que lo que muchos hombres de este país han sufrido a manos de esta nazi y sus secuaces.

Esto no es apología de nada. Simplemente despreciamos todo lo que huela a intolerancia genérica y de la que tanto hace gala (y vive opulentamente) la susodicha pedorra.

No hay comentarios: