martes, marzo 10, 2009

El boomerang que llegó del norte.

Cuando las ONG´s nos pretenden sacar “pasta”, siempre insisten en que miremos “al sur”. Que además de nuestro mundo, existe tambien uno de miseria, de pobreza, de niños que se mueren rodeados de moscas y podredumbre en lugares donde falta el agua y el calor es insoportable.

PULSA SOBRE LA IMAGEN PARA VER LA GALERIA:boomerang. Petri Ruusunen
Pero pregunto yo: ¿Acaso miramos alguna vez hacia el norte? . Allí existen personas de ojos claros y bigotes rubios que comen salmón, arenques y que se congelan las pelotas en cuanto asoman su rubio bigote por la puerta de su casa a lo largo de al menos, unos 8 meses al año.

Vale. No es tan impresionable, tan decadente y tan de jodernos la “hora de la comida” con imagenes deprimentes, pero ¿acaso no tenemos ya bastantes problemas en nuestra “casa” como para dedicarnos a mirar mas cosas “chungas”? ¿ y no tenemos derecho a sentirnos afortunados con el solecito español que nos pone morenitos mientras otros se mueren de frio o fabrican motos acojonantes?

Alli (En el norte ... del norte) tambien ocurren cosas y los que tienen moto, tambien sufren y se les congelan hasta las pelotillas del culo si osan salir a rodar con ella la mayoría del año.
Por ello, debe de ser que a los locos que se les ocurre ser bikers en estas latitudes, suelen pasar la mayor parte del invierno, trasteando en sus cacharros al cobijo del garaje de sus viviendas (Porque allí viven en casas como “Dios manda” y no en “zulos” como los que disfrutamos en las grandes ciudades de este pais y que fomenta la payasa esa de ministra que tiene un despacho de mas de 100 metros cuadrados).

Suecos, finlandeses, noruegos, lapones y trolls, acostumbran a realizar transformaciones de un altísimo nivel de calidad (será por tiempo) durante las tardes y los dias festivos nacionales en su pais (los finlandeses son los europeos con mas dias libres- 44- en su calendario laboral) en los que “no tienen huevos” a asomar el bigote fuera de casa y donde en el jardín, no hace la falta regar las plantas que sobreviven bajo una capa de hielo de 50 cms de espesor.

Con este panorama, imaginaros lo canutas que se las tiene que ver un transformador profesional y con cierto renombre para realizar creaciones que estén por encima del nivel de estos avezados “amateurs”.
Aquí es donde entra en juego Petri Ruusunen. Un transformador finlandes que desde Turku (Una bonita ciudad costera de la zona del archipiélago finlandes, al oeste de la capital) lleva ya varios años ganando premios de transformacion a lo largo de los diversos campeonatos europeos que se celebran en esta materia.

Este año, debió de ser un año especialmente frio y duro allá en su pueblo porque le dió tiempo y ganas de preparar la moto que os presentamos: La Boomerang. Una moto de lineas clásicas y evocadoras de siglos pretéritos con las que Petri se presentó al campeonato europeo de transformadores 2007 en Alemania en la categoría Freestyle y pese al altisimo nivel de sus competidores, ha quedado en 8ª posición. (Recordemos que la increible “Isabel” de CEMA, ha logrado “tan solo”un honrosísimo 12º puesto en esta misma clasificación).

La máquina en cuestión se ha basado en un motor HD Panhead de 1948 con una transmisión de 4 velocidades y arranque a patada, ubicados en un bastidor construido artesanalmente por Petri Ruusunen para la ocasión, al igual que los escapes minimalistas y retorcidos que no distraen la vista sobre el bello y clásico conjunto motor y la multitud de pequeños detalles en cromo, cobre y madera, que se vislumbran junto a un espectacular trabajo de pintura de Eloranta y Mannermaa en tono naranja y blanco roto perlado.

En esta escultura sobre ruedas integran a la perfección la técnica, el estilo y la mecánica de esta escultura con pies de caucho.
Y hablando de caucho, nos llama la atención la rueda trasera de Kenda con llanta de 15 pulgadas, asistida en su frenada por un clasico sistema de freno por tambor y que se encuentran a la sombra protectora de un guardabarros moldeado a mano por nuestro mago finlandés.

Sin embargo, en la parte delantera, Petri prefirió desnudar de guardabarros a la rueda Avon con llanta de 21 pulgadas y sistema hidraulico de frenado, con el objeto de saborear mas intensamente las puristas y simples lineas y acabados de la espectacular horquilla de paralelogramo Leaf Spring con su característico y “oldie” color perlado.

El asiento “solo”y los puños, fueron elaborados artesanalmente por Petri en otro material noble: La madera.
El manillar, con su característica y peculiar forma y colocación, el filtro de aire dorado como el atardecer y el depósito de gasolina del mismo tono, contrastan con el nervio del bastidor que recorre dicho depósito por su cenit en el color perlado predominante en esta maquina, que nace en la pipa de la direccion y acaba tal que un hueso coxis, sustentando el asiento de madera que acomoda el culo del “payo” Petri, el finlandés de las “amotos” ganadoras.

Incluso en aspectos habitualmente tan “externos” a un mecánico como es el cromado y plateado de piezas, pulidos, etc, El autor de esta maravilla metió baza, participando con Rautio en este tipo de acabados.

Ahora que ha llegado el veranito, Petri Ruusunen arrancará su montura (A patada, como mandan los cánones) y se encaminará hacia la cálida Sturgis, al campeonato del mundo de transformadores con su octavo puesto europeo, obtenido en Alemania, enganchado con un “pulpo” sobre el manillar, como si de un Marlon Brando Salvaje, pero de pelo mas claro y carámbanos de hielo colgándole de los bigotes.

Texto: Old School Biker.

No hay comentarios: