miércoles, marzo 11, 2009

11 M. Un dia. ¿Para olvidar o para recordar?.

Siento vergüenza y rabia en este día.
Vergüenza y rabia hacia aquellos cerdos radicales, que llenos de odio hacia una sociedad occidental a la que describen como decadente y un cáncer a exterminar, no tuvieron ningún reparo en llevar a cabo una masacre de fuego y sangre hacia humildes y somnolientos trabajadores que usaban uno de los medios de transporte mas económicos para acceder a sus trabajos de medio o bajo salario.
Asquerosos embajadores de una religión como el islam, que predica el amor, la tolerancia y la humildad y que se ve prostituida cada vez mas, por ese colectivo de fanáticos de mierda, a los que no habría que ceder ni un solo palmo de libertades o reconocimiento... ni siquiera por miedo a su ya mas que demostrada reacción.

Vergüenza y rabia hacia los políticos que obtuvieron rédito político de la desgracia de miles de ciudadanos en los que se cagan día tras día. Y a los que olvidan de inmediato, cuando ya se han marchado los fotógrafos que les sacan en la portada de un periódico cogiendo la mano de un moribundo o amputado.

Vergüenza y rabia por el paripé que se montó hace cinco años, con fines electoralistas y en el que varios millones de ciudadanos fueron engañados hasta el día de hoy, con una novela de espías de fondo, en el que jamás se sabrá probablemente, quienes estuvieron detrás de aquel atentado.

Vergüenza y rabia por un sistema judicial politizado y manipulado, que antes de dictar una sentencia, debe de seguir fielmente los dictados del político en el poder.

Vergüenza y rabia por la esposa de un juez, que se lucró con la venta de un libro escrito por ella, con los pormenores del sumario, que su marido comentaba en la intimidad de su alcoba.

Vergüenza y rabia por el circo mediático que los medios de información, han llevado a cabo, desinformando adecuadamente en cada momento, siguiendo los dictados del grupo de poder que maneja sus hilos desde la sombra, de una u otra ideología política.

Vergüenza y rabia por las molestias ocasionadas, el dinero invertido y el enfoque que se le dió a la creación de un “presunto” monumento en memoria de las víctimas. Y que se materializó en un “condón gigante” que precisa de vigilancia, cuidados y mantenimiento para que no se venga abajo en minutos. Que se encuentra continuamente estropeado, deteriorado y medio olvidado.

Vergüenza de un partido político que tras haber visto el “jackpot” con el premio especial tres días después del atentado y que manipulando la reacción de miedo de la gente, ganaron las elecciones generales. Cinco años después, ni siquiera hacen acto de presencia en el “show” de este año, por un asunto de su “patio de colegio”.

Vergüenza y rabia por que miles de perjudicados de aquella masacre, aún no han sido resarcidos, indemnizados o curados. Ocultados en la sombra por esos mismos sonrientes políticos que gastan dinero a manos llenas en gilipolleces varias y lujos de dudosa moralidad.

Vergüenza y rabia de ver como han soltado a bastantes responsables de aquella masacre y que los de su calaña entran, viven, parasítan y no se van de nuestro país, mientras preparan nuevas masacres y financian a los que las realizan.



Vergüenza y rabia porque el 11S y el 11M sirvieron como escusa perfecta para controlar a la sociedad civil y cagarse en las libertades individuales de las personas en pro de una mas que dudosa lucha contra el terrorismo. Convirtiendo el mundo en una sociedad cada vez mas parecida a la de la obra de G.Orwell, en la que un “gran hermano”, vela por nuestro interés y seguridad, decidiendo sobre cuestiones que antes eran personales, privadas e intransferibles. Una sociedad feudo-tecnológica en la que “los que mandan”, tienen un poder ilimitado sobre la vida del resto de humanos.Esclavos que no saben que lo son.

Vergüenza y rabia... por tantas cosas, que me voy a callar.

2 comentarios:

Achab dijo...

Pues si, verguenza y rabia.
Añadiría verguenza y rabia de que aun sigamos siendo tan ingenuos como para apoyar en las elecciones a los que nos mangonean.
Verguenza y rabia por ser capaces de echarnos a la calle cuando la selección de futbol gana un partido y, entonces, nos sentimos unidos todos y no seamos capaces de echarnos a la calle para dar una solemne patada en el culo a esta panda de incompetentes.
Verguenza y rabia por que, una vez mas, se demuestra que el axioma: "Cada pueblo tiene el gobierno que se merece" es verdad.
Verguenza y rabia por que aun no somos capaces de reconocer otra verdad absoluta y es que somos racistas y no hay nada malo en serlo, pues ser racista es pretender elevar los valores de la raza a la que perteneces sin causar perjuicio o menospreciar a las otras, y que se puede ser racista y antixenófobo que son cosas muy diferentes.

Hay tantas verguenzas y rabias....

Un saludo amigo

Doktor Jeckill dijo...

AMEN, hermano.
Cada vez encuentro a mas gente que lleva la misma corriente de pensamiento al respecto que nosotros.

A ver cuando conseguimos hacer una revolución que destituya a esta clase política corrupta e incompetente, repleta de intrigas.

Una revolución en la que el pueblo sea amo y señor del destino del país.

Una revolución lo menos cruenta posible (dependerá de la respuesta de los que andan en el poder y sus perros de presa)sin necesidad de volver a otra guerra civil y fraticida como la que Zapatero se empeña en revivir en el recuerdo machaconamente.

Imagina una revolución cultural, social y económica, en la que nos neguemos a pagar impuestos, adquirir créditos y reconocer la autoridad de jueces y gobernantes, creando nuestro propio sistema paralelo de justicia, economía y gestión.

Un sistema de moneda paralela o trueque, un sistema legal derivado de las leyes tribales de antaño y un sistema en el que la comunidad participa en pleno de las decisiones que atañan a todos.

Soñar es gratis. Ahora esperaré a que los GEOs vengan a mi casa a parirme la jeta por manifestar esto.