martes, febrero 17, 2009

AIRSTREAM. El vintage de la casa a cuestas.


Hoy vamos a hacer un breve repaso sobre la madre de las caravanas americanas. La Airstream. Y mas concretamente sobre su modelo Panamericana. Un modelo de semiremolque lanzado en 2009 con 6 ruedas de apoyo y que en los USA se vende como caravana para el ocio.

Yo no se vosotros, pero yo he vivido durante años en “zulos” con menos metros cuadrados, menos comodidades y menos “glamour”. No me importaría para nada trasladar mi residencia a este invento cojonudo, bonito, útil y práctico que posee incluso garaje para motos.

Para algunos, el inconveniente solamente es el del traslado, ya que excede el peso y medidas para un carnet de conducir standard. Posiblemente se precise de un carnet de conducir trailers o como mínimo, el de remolques de coche y la obligación (según la normativa europea y española) de que el vehiculo que lo remolque sea uno que supere en determinado porcentaje la masa total de peso del artlugio remolcado, con lo cual debe de ser necesariamente un todoterreno o un turismo de alta gama.

Una preciosidad de vivienda, que para gentuza con espíritu nómada como yo, nos hace babear y soñar con viajes de duración indeterminada y sin fecha de regreso establecida.

El caso es que esta maravilla, es el resultado de una “cagada” de una revista de “bricomanía” de los años 20. A continuación os detallo un poco de su historia:

En 1920 aparecieron en una revista de bricolaje editada por Wally Byam unos planos para fabricar un remolque. Tras las quejas de varios lectores sobre el mal funcionamiento del remolque, Byam decidió construir un remolque que funcionara en realidad y que fuese util. Bajó el suelo para ponerlo a la altura de las ruedas y subió el techo. De esta forma creó el primer remolque en el que entraba una persona de pie.

En 1929, Byam se centró completamente en la fabricación de caravanas, abandonando la revista de bricolaje. Construyó en Los Angeles, una caravana con aluminio remachado y diseño aerodinámico que en 1934 bautizó como Airstream. Durante la crisis de la década de 1930, los remolques Airstream fueron una excepción pues su demanda superaba la oferta a pesar de tener un alto precio.

Al llegar la segunda guerra mundial el negocio se estancó debido en parte a la decisión del gobierno de Estados Unidos de dedicar casi exclusivamente el uso de aluminio a la fabricación de armas.

Durante la guerra Byam trabajó en una fábrica de aviones, de la que pudo obtener nuevas ideas para sus caravanas. Una vez acabada la guerra Airstream volvió a resurgir, con nuevas fabricas en Jackson Centre, Ohio y Santa Fe Springs. La caravana Airstream se convirtió en uno de los símbolos del sueño americano por aquellas décadas de los 50-60.

Byam falleció en 1962, y se creó una fundación para convocar encuentros de caravanas en Estados Unidos: Club Internacional de Caravanas Wally Byam.


No hay comentarios: