jueves, diciembre 18, 2008

No dar de comer al TROLL!!

En casi todos los lugares con solera, existen fenómenos paranormales, fruto de algun fenómeno del pasado que no acabó bien.
Los fantasmas de los castillos escoceses o de la casa de América en la plaza de Cibeles son solo algúnos de esos fenómenos dignos de ser estudiados por Iker Giménez en su programa 4º milenio.

Existen también seres asquerosos, mentirosos, manipuladores y cojoneros, para los que su única misión en la vida, es la de molestar a las personas.
Seres envidiosos y con serias carencias de todo tipo, que para hacerse notar, necesitan tratar de fastidiar a los seres humanos de carne y hueso.



Ocultos en la oscuridad del anonimato, su cobardía les hace crecerse pensando en que no se les puede detectar, sembrando la discordia entre personas que no se percatan de sus malévolas intenciones.

Estos seres maliciosos y repugnantes, incapaces de sentir o de hacer nada positivo, viven en la profundidad de los bosques, de los que únicamente salen ocultos por la oscuridad y en ocasiones se cuelan en las casas ajenas para destruir lo que las personas decentes han creado con ilusión y esfuerzo.

Como ya supondréis, estoy hablando de los TROLLS. Seres que a pesar de ser tan grotescos y repugnantes, en ocasiones son dignos de lástima por la pobreza de su propia naturaleza.

En la edad de la tecnología e Internet, estos TROLLS han cambiado la maleza y oscuridad de la profundidad de los bosques por la red de Internet para ocultarse y hacer su triste y maléfica función.

Molestando y sembrando la discordia con mentiras o verdades a medias, manipuladas a su antojo para hacer el mayor daño resultando en ocasiones creíbles, estos personajillos se ocultan bajo multitud de nicks ficticios o directamente, en las casas que tienen sus puertas abiertas de par en par, entran bajo el epígrafe de “anónimo” para sus escaramuzas indecentes.

En doktorjeckill.net, con tan solo tres añitos escasos de vida, hemos desarrollado la suficiente solera y estilo propio como para tener nuestro propio y auténtico TROLL.
Un TROLL ficticio, virtual, asqueroso y repugnante, que con mas o menos frecuencia, deja algún comentario anónimo repleto de mierda y mala baba, tratando de sembrar con mentiras la discordia.


Por fortuna, en esta casa en la que me jacto de ser un lugar en donde la libertad no es amordazada por el sistema, poseo el control absoluto para borrar toda clase de comentarios que a mi criterio (un criterio bastante flexible) resulten claramente dañinos, estériles y contrarios a la filosofía de este lugar y me niego a dar carnaza al bicho.

De igual manera que la educación mas básica nos impide cagarnos y mearnos fuera de la taza del water de la casa de un amigo por muy guarro o desfasado que este sea, me veo en la obligación de comentar que en esta casa (vuestra casa) que permanece con las puertas abiertas de par en par para los viejos y nuevos amigos y amigas, si el Troll nos visita para defecar en medio de nuestra salita de estar, yo me veré impulsado a ir de putas a visitar a la zorra de su madre y a tomar las medidas pertinentes para acabar con el, a pesar de que crea que en la inmensidad de la red virtual, no deja rastros para ser encontrado y exterminado.


En cualquier caso, es un TROLL tan insignificante el que tenemos aquí, que a cambio de sus numerosísimas y fiscalizantes visitas, podemos convivir en armonía como hasta ahora. Es decir: Sin hacerle el minimo caso y borrando con un solo gesto, la gilipollez de varias lineas que se ha molestado en escribir durante un rato. A esto se le llama “No dar de comer al TROLL”.



Doktor Jeckill. Diciembre de 2008

No hay comentarios: