viernes, noviembre 14, 2008

Espanich hot rod.

¿Como customizar un Smart?
¿Como quedaría "hotrodizado" el coche mas freak del mercado?
¿Se puede resultar macarra conduciendo una albóndiga con ruedas?


Las respuestas a estas y otras preguntas, las encontrareis en la siguiente serie de fotografías que realicé hace ya algún tiempo en cierto suburbio de Hell-ardón City, la ciudad de los mil túneles y los dosmil atascos: Madrid.





El frontal no tiene desperdicio, aunque resulta ser al fin y al cabo, la parte mas "formal" y discreta del coche. Posiblemente para que los policias de los controles de alcoholemia no sospechen a priori de la "obra de ingeniería tuning" que se les aproxima.



Tremendo ese lateral aerografiado con el recurrente flaming de los viejos top fuels del cuarto de milla.



Y esa trasera barriobajera con centenares de adhesivos que sugieren una forma de vida a caballo entre la musica heavy y las litronas de los antros mas selectos del extraradio.

No puede faltar (y no falta) la insigne y legendaria pegatina de "Vallekas por la kara", que preside el portón trasero del vehiculo.


En el interior, el nivel de tuneo, a juego con la carrocería, no defrauda.
Ni la sirena rotativa para ser visto en los oscuros aparcamientos del sur de la capital, ni los muñequitos "Kiss", "Eddie Iron Maiden", El skinhead con uniforme de verano, etc o los dados de la suerte de peluche o los guantes e boxeo que cuelgan del retrovisor interior.



Una maravilla de la contracultura de barrio, que con ingenio, freakismo y mucho humor y desparpajo, hace frente honorablemente a los Porsches Cayenne tuneados o a los BMW´s de los barrios altos de la ciudad e incluso a los Astras GSI o Seats León repletos de spoilers de los barrios mas chuscos de las grandes ciudades.

No hay comentarios: