miércoles, mayo 28, 2008

Javier Arias "Doctor Bogarde"



Mi amigo Javier Arias nació en León y allí desarrolló prácticamente toda su actividad.
Es un gran amante del jazz y del crooning. Dedicó varios años a desarrollar un estilo, o una forma de cantar propia, pero al final de tanto trabajo... ahora tiene casi tantas formas de cantar como temas.



Obviando su primera etapa como cantante, se centra ahora en un trabajo de recuperación de grandes temas de las primeras décadas del siglo XX a la vez que va terminando algunas composiciones en esas corrientes. Se dedica a aprender cada vez que se sube a un escenario (supongo que como cualquiera con dos dedos de frente) y tiene la suerte de tener unos compañeros de andanzas muy solventes y sobre todo grandes personas,Intentando hacerle un sitio en el panorama musical y tratando de llegar a ser el crooner que sabe que lleva dentro (aunque sea español, jeje).




Está actualmente trabajando en la grabación de un cd que editará pronto el Sello Autor, así como en los festivales de Jazz en que estara presente este año.

Es conocido sobretodo por ser uno de los mejores cantantes que hacen versiones de Elvis Presley y yo tuve el placer de conocerle durante su espectáculo en el teatro Calderón de Madrid cuando magistralmente interpretó al "Rey" en el show ELVIS 30 que conmemoraba el trigésimo aniversario de su pérdida.



Es frecuente verle actuando en las fiestas y conciertos que organizan los seguidores de Harley Davidson en España y resulta todo un placer escucharle.
Aún recuerdo como se me erizó el pelo escuchándole cantar, varias canciones de gospel de las que interpretaba Elvis.

2 comentarios:

Susan dijo...

Dentro de nada un año de aquello...Ya pudimos disfrutar de tu trabajo fotográfico en un enlace que se nos facilitó en la web Criacola. Cazaste momentos muy buenos, como buen fotógrafo...dotado del don de la oportunidad. Respecto a esta gran voz, qué decir...todo un icono.

Doktor Jeckill dijo...

Pues aquello fué bastante traumático para mi. Teleobjetivo bastante malo y poco luminoso (prestado), agujetas en los brazos de mantener ciertas posturas para disparar en los momentos oportunos por lo malo del material fotográfico de entonces...

¡Si lo pillo ahora con el nuevo 28-300 de Canon que tengo y la Eos 5D! Tendríamos unas fotos verdaderamente espectaculares.