martes, abril 22, 2008

La UNIDAD HALCONES del SAMUR de Madrid.

Tal vez os habéis planteado en alguna ocasión la utilidad de las motocicletas en emergencias.

En efecto, las motos pueden jugar un papel decisivo en la supervivencia de muchas personas que mueren al año por una demora en la atención sanitaria de emergencia que precisaban.

Creo recordar, que los primeros en utilizar un servicio medicalizado de emergencias en el Mundo, fueron los franceses. Concretamente el SAMU de París, en el que un piloto-técnico de emergencias y un médico acudían rápidamente a emergencias, serpenteando entre los coches de la “ciudad del amor” a bordo de una moto de considerable cilindrada como las BMW k75 ó k100, en las que portaban en sus maletas laterales un equipo básico de reanimación cardiopulmonar y oxigenoterapia.

En no mucho tiempo, el servicio dejó de existir tras unos pocos “revolcones” de los profesionales sanitarios (con frecuencia, la moto “pasaba” entre los coches, pero las maletas, no), ya que los médicos se negaron a ir en otra cosa que no fuese un vehiculo de al menos cuatro ruedas.
Pero se sentó el precedente de una magnífica idea, que sin embargo, no es explotada todo lo que debería, sirviendo mas como anécdota de innovación por el impacto mediático de cara a la gloria del político de turno.



El fundamento es muy sencillo:
En las grandes ciudades, en donde las calles no son todo lo anchas que se debería y el tráfico es muy denso, o en grandes concentraciones de personas. Las ambulancias medicalizadas sufren importantes demoras para llegar a asistir a las víctimas de una agresión, accidente o patología a pesar de ser tremendamente efectivos los sistemas de alerta y respuesta.
Eso obliga a enviar a una serie de vehiculos ligeros, con material básico de reanimación a modo de lanzadera, con el fin de mantener viva a la víctima hasta que llegue la ambulancia con medios medicalizados y mas personal de apoyo.

Esto cobra especial importancia en las patologías cardiacas en la vía pública, en las que un altísimo porcentaje de víctimas, mueren porque no han recibido una reanimación cardiopulmonar inmediata por personal cualificado.



El cerebro no puede permanecer sin el oxígeno que le aporta la sangre mas de 3 minutos y ½ sin sufrir importantes daños neuronales (salvo casos excepcionales), por lo que en caso de parada cardiorespiratoria (PCR), es vital y urgente proporcionarlo de manera artificial mediante un masaje cardiaco y el famoso “boca a boca” (que en la “jerga” sanitaria se denomina “reanimación cardio-pulmonar”) (RCP) y se hace con medios mas adecuados que con en “hocico”, ya que ademas de ser foco de infecciones y una guarrada, tan solo aportamos un 20 % de oxígeno al tratarse de nuestra exhalación con aire residual de nuestra propia respiración.

Por estos motivos, asociaciones como Cruz Roja, los Boy Scouts y similares, además de multitud de estamentos oficiales, llevan años intentando adiestrar a los ciudadanos en esas técnicas básicas de reanimación. Pero es evidente, que la “ley de Murphy” normalmente se impone y pocas veces hay cerca alguien que sepa aplicar una RCP cuando hace falta.



En este punto es donde entran las motos. Hace años, se volvió a instaurar este sistema en Madrid (Mas como medida de promoción política que como una opción práctica) creando la unidad “HALCONES” del servicio de asistencia municipal de urgencia y rescate (SAMUR).

Se trata de un equipo humano equipado con motos de pequeña cilindrada (Hasta ahora BMW C1) “tuneadas” y serigrafiadas con un completo sistema de luces y sirena y con un arcón trasero en el que llevan un botiquin de curas, además de equipo de oxigenoterapia e incluso un desfibrilador semi automático (DESA) destinado a tratar patologías cardiacas graves y urgentes como la fibrilación ventricular.



El equipo lo componen técnicos de emergencias médicas de nivel avanzado, que a pesar de tratarse de voluntarios del cuerpo de voluntarios de protección civil, están perfectamente cualificados para mantener a un paciente con vida hasta que llega “la caballería” con completisimos sistemas de monitorización, potentes drogas y equipos de médicos y enfermeros especialistas en emergencias, con el objeto de estabilizar y trasladar a un hospital cercano.

Los puntos de actuación mas habituales de estos HALCONES, suelen ser el popular “Rastro” de los domingos en Madrid y la turística y comercial zona de la Puerta del Sol, en horarios de una gran afluencia de gente.
Por desgracia, la operatividad de esta únidad del SAMUR, continúa siendo en cierta forma anecdótica y aunque en breve se les dotará de nuevos vehiculos, continúan siendo pocos los especialistas que se dedican a este servicio y con medios algo mas que básicos.
Creo firmemente, que se debería potenciar este servicio, dadas las condiciones de habitabilidad, tráfico y masificación que poseemos en las grandes ciudades.

Aprovecho para enviar un afectuoso saludo y reconocimiento a todos aquellos profesionales que velan por nuestra seguridad, armados con un ambú, una bala de oxígeno y un rollo de esparadrapo. Máxime si montan en moto y además lo hacen para salvar vidas.



Texto & fotos: Doktor Jeckill. Marzo de 2008.

2 comentarios:

Halcon2027 dijo...

Que ganas tenia de ver las fotos!!Y muchas gracias por tu apoyo!

P.D.Guardo la revista de recuerdo

parrish dijo...

jejeje, mira lo que se encuentra uno navegando por aki!!!! compañeros moteros y VOLUNTARIOS de prote todo en uno!!!! tambien soy halcon y me ha gustado mucho el reportaje!! enhorabuena!!!