lunes, abril 21, 2008

En ocasiones... veo muertos!!



En ocasiones, veo muertos...
bajo un guardarraíl a veces

en ocasiones, veo muertos...
bajo una motocicleta tras un gran impacto

veo muertos en coches fúnebres
o en el suelo de un garito tras una reyerta.

A veces veo muertos...
a través de las noticias en los diarios.

Pero donde veo muertos continuamente
es en el mundo del custom español.

Muertos que dicen estar muy vivos a través de foros de Internet
con bravatas y fantasmadas ocultos tras un “nick”,
con descalificaciones gratuítas y con la audácia de la ignorancia.



Veo muertos cada vez que veo motos y leo las escualidas cifras de sus cuentakilómetros, veo muertos tras frases del tipo de “está muy lejos” o un “no me deja salir mi mujer esta noche”.

Muertos que se gastan la pasta comprando ridículos aguiluchos y flecos para sus motos, que luego no rodarán ni la mitad del tiempo decente para considerarse asimismo bikers.

Muertos que se ponen un parche en la espalda del mismo tipo que unos pocos mas y que se dedican a salir al campo a comer paella los domingos soleados. Eso si: Tempranito.

Muertos que se atreven a señalar con el dedo a gente como los Hells Angels y atreverse a juzgarlos moralmente, cuando no son dignos ni de llenar su sucia bocaza con las palabras “hell” y “angel”.

Digo Hells Angels porque ellos son precisamente quienes han creado una cultura, un modo de vida y una actitud hacia la vida muy concreta. Ni mejor ni peor que otra, pero que sin duda es el referente biker por antonomasia.
Gente que dedica su vida a un club, a unos colores y a un modo de vida que los muertos a los que va dedicado este escrito jamás comprenderán.

Hay un lema de Harley Davidson que reza: “Si te lo tengo que explicar, es que no podrás comprenderlo”.
Esto es lo mismo. Por mucho que yo escriba y explique esto, tan solo un reducido grupo de motoristas entenderán lo que quiero decir.



Hace no muchos años había al menos 5 bares bikers en Madrid. Cutres, sucios, malolientes, pequeños y oscuros, pero coño, estaban siempre llenos con los cuatro desarraigados de botas sucias y motos de segunda mano que les haciamos sobrevivir a lo largo de los años 80 y 90.

Ahora solamente hay dos bares bikers en Madrid:
Uno en Tres Cantos (El HOG Destiny) y otro, cerca del mismísimo Pº de la Castellana (El Bar del Predi). El Rooster de Parla o la Hermandad, ya ni existen.
Los dos sobreviven a duras penas y gracias a otro tipo de clientes que no son moteros porque los “duros moteros de Internet y de Visaenmano” no van nunca o casi nunca.


La cifra de “motoristas” que hay en Madrid ahora mismo, quintuplica la de hace unos años y las motos adquiridas, son en general nuevas y muy caras.

Ya apenas existen customs japonesas hechas por sus dueños entre cerveza y amigos, apenas existen motoristas que superan los 20.000 kms al año sobre una vieja moto que la mitad de ocasiones les dejaba tirados en alguna cuneta con la llave inglesa en una mano y la linterna en la mano de un colega alumbrando la avería.

Solo veo a los “moteros” cada vez que alguno se estrella contra un guardarraíl en las noticias, pero apenas los veo en los lugares en donde siempre nos conocimos los bikers: En los lugares y bares de bikers, en donde uno, tras un par de cervezas entablaba amistad con gente de su estilo y aprendía de los mas veteranos.
En concentraciones lejanas en donde entre un montón de gallegos dos tios con deje andaluz descubrían que eran de pueblos muy cercanos y regresaban juntos a su tierra, para verse a partir de entonces casi todas las semanas para rular por esas carreteras de Dios.

Gente dura de verdad y no solamente de fachada, gente que si eras de su agrado daban la vida por ti pero que si les tocabas los huevos te quitaban esa misma vida con un par de ostias.



Ahora solo veo a muertos y a paralíticos de la motocicleta. A pintamonas que van de listos y que quieren saber mas en dos días, que los que llevan toda la vida viendo pasar el asfalto bajo sus cojones.
A imitadores que se disfrazan de lo que nunca llegarán a ser a golpe de talonario.
A frikis y chikilicuatres que dicen ser moteros, pero que tan solo son muertos.
Grises muertos burgueses que tras la protección de un buen trabajo y una familia, han incluido una moto entre la hipoteca de la casa y el crédito del monovolumen.

Borregos que juegan a ser lobos, jilgueros que quieren ser águila disfrazando su jaula de cristal...
pero que no entienden que esta “afición” que ellos tienen, para otros es un modo de vida, un hábitat para los de otra raza que se halla en clara extinción.

Gente que vivimos por y para la moto y que cada vez que arrancamos la cerda y nos hacemos 600 kilómetros solo para tomar una cerveza con otros que son como nosotros, es cuando nos sentimos vivos entre el frío, el calor, los insectos, la lluvia y las adversidades. Saboreando cada kilómetro del viaje.

Por eso veo muertos. Porque pocos de los que ahora se mueven en moto, tienen el derecho a denominarse motoristas.
Se limitan a “pintar la mona” con una máquina comprada, transformada y diseñada con dinero, pero sin esfuerzo ni ilusión y que jamás pasará de ser una máquina y un escaparate ficticio.

Gente que no viaja, que no conoce la palabra lealtad y que no posee la modestia y el placer de aprender poco a poco, despacio, saboreando cada parte del camino de la vida del motorista.

Gente que ni siente ni padece, que se encuentra muerta y que por tanto, se mueve (en moto) menos que los ojos de Espinete.



Doktor Jeckill. Abril de 2008.

7 comentarios:

dani asturias dijo...

Que razon tienes!!!!!!!!!!

es la ostia, ya lo hablamos en el ultimo Hay Motivo, esto esta dejenerando.

Menos mal que quedan algunos como tu y esos que a la gente se le llena la boca de malnombrar!!!!


un abrazo. Espero tomar algo muy pronto!!

Anónimo dijo...

Jeckill, eres el profeta del mundo motero.
Siempre "lo clavas".
Enhorabuena por tu blog.

Doktor Jeckill dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios, ánimo y alhagos.

Tan solo muestro un parecer, una sensación y una opinión respecto a la "sangre nueva" que siempre defendí, pero que tristemente y salvo honrosas excepciones me ha decepcionado mucho.

Muchas concentraciones, viajes y bares, son puestos en la "picota" de bastantes indeseables por motivos caprichosos y oscuros, cagándose en el trabajo e ilusión de organizadores y bikers que llevan años tratando de ofrecer una excusa a los bikers para que se conozcan o pasen una buena velada en compañía de otros bikers.

Achab dijo...

Creo haber comentado en alguna ocasión que estoy bastante alejado del Hell Angel's World, ni los ataco ni los defiendo ahí están y a mi no me molestan aunque me puedan parecer absurdas algunas de sus normas, por lo menos aquellas que quieren imponer a los demás basándose en una lógica que no entiendo, y aunque no es el motivo principal de mi respuesta si quiero dejar, una vez mas, clara mi postura con respecto a ellos, dicho esto vamos a por lo que nos interesa, los muertos vivientes.

Moteros de fin de semana, exhibición ambulante de parches, cueros relucientes y miradas duras, poses "Clint Eastwood" y ni puta ídea de lo que es una moto. La moto no es solo ese montón de hierros bajo tu culo, la moto (por lo menos la custom) es una forma de entender la vida... vivirla de acuerdo a esa ídea cada día es mas dificil. Lo triste es que cada vez hay mas de estos especímenes, son los que pueblan las concentraciones y dan la imágen penosa que hoy en día tiene el ciudadano de todos nosotros. A ellos les ha costado un comino crear esa imágen a nosotros nos costará sangre, sudor y lagrimas (Churchil dixit) erradicarla.

Suerte

Doktor Jeckill dijo...

Estoy de acuerdo contigo Achab, pero matizando unos aspectos y ampliando otros.
-En cuanto el tema de HAMC, lo obviamos, ya que en el propio texto, aclaro que simplemente son un ejemplo evidente de la trayectoria de los bikers de la vieja escuela, al igual que unos pocos mas venerables ejemplos.

-Sobre el tema de los disfraces con parches, precisamente es algo que me come por dentro, pero que no me quise extender en el artículo para no convertirlo en un "tocho" intragable.

Los que asisten a fiestas y concentraciones con el resto (aunque coincidan con MCs y gangs), no me terminan de preocupar. Son chavales que con pose o no, se intentan integrar con el resto y no se ocultan de nadie. Tratando ademas de aprender de los mas viejos y veteranos.
Eso siempre es bueno y positivo.

-Los que me preocupan realmente son los moñas que van luciendo parches y emblemas sin ningun tipo de control y con una completa ignorancia, salvo que saben que tal vez, un motorista veterano se reiría de el o le llamaría la atencion.
Por eso mismo son claramente segregacionistas y solo se juntan con los de su entorno mas inmediato, ocultándose deliberadamente del resto de la comunidad biker.
Son los amos de las discotecas pijas y las terracitas de verano, pero raramente verás alguno en un bar de motoristas porque tienen "miedecito flanderiano".

Son precisamente los que van de duros malosos y hacen el ridiculo, dejándo al resto del colectivo con mala imagen. Por eso precisamente, los mas veteranos (llamales MC, comité o free bikers con muchos años a sus espaldas sobre la moto)son proclives a llamarles la atención.

Achab dijo...

¿sabes? creo que, efectivamente, ante un esperpento parcheado cualquier motorista veterano se partirá de risa, ese es su mayor castigo, y si hay algún inconsciente que se coloque en su chaleco un parche comprometedor debe ser capáz de defenderlo o arriesgarse a tener un agujero en el cuero, de todas maneras entramos en un tema crítico y es que quien tiene derecho y porque a decir que puedes llevar en tu ropa, si, si, ya se... lo de las coincidencias y todo eso, por eso no quiero hablar sobre este tema ya que para hacerlo deberíamos estar "face to face" para no crear malos entendido o confusiones, tema pendiente que resolveremos con una buena cerveza cuando nos encontremos por ahí, hasta ese momento un fuerte abrazo compañero.

Doktor Jeckill dijo...

Pues si.
El tema de los parchecitos es algo tan sencillo y curioso como ver toda la peña que luce en sus cascos chalecos y motos la "bola 8", sin tener ni puta idea de que es el símbolo biker de los moteros homosexuales que practican el coito anal.

O los del famoso "13", y que no fuman (Es el símbolo de los "fumetas marianos")

O el exhibido impunemente 1% (one per cent) por burguesitos domesticados por la sociedad, su suegra y sus jefes, con pisazo de lujo y pagando todos sus impuestos, multas y cepillo de la iglesia.

Un saludo.